Lo que me gusta



El secreto de vivir es gozársela, gozarse los ratos, las cenas, los vinos, la farra y uno se la goza más cuando se crea una conexión.

Las emociones que tiene una chica antes de trabajar les hace sentir un cosquille. Lea recuerda que “mientras llega el servicio, lo más interesante es saber con quién te vas a encontrar” y saber si habrá esa conexión que la hace sentir aún más especial y que la deja trabajar con más gusto. No importa el idioma que hablen, inglés, francés o cualquier otro diferente al español lo que más les gusta a chicas como Lea es la conexión de energías.

Las emociones son tan importantes fuera y durante el encuentro que son la base para que ambos la pasen delicioso y se “parchen un buen rato”. Psicológica y físicamente son dos cosas importantes para que todo fluya mejor, aunque “no lo esté del todo bien, la idea es que la otra persona pase un rato agradable y uno también se parcha muy bien” inclusive hay ocasiones que los clientes las invitan a cenar, a tomar un vino, las tratan como una novia, “así como yo los trato, como novio y eso me gusta”.

“Es super chévere cuando hay esa conexión, hasta nos bañamos los dos, hablando mientras el otro se alista para irse” Lea.

Hablar miercoles y que el man se parche y se sienta bien

Sexo es sexo y si el cliente se quiere desahogar pueden durar treinta o cuarenta minutos y después hasta el más introvertido se puede convertir en el mejor charlador y contador de historias. A Lea le encanta que el cliente se sienta tan cómodo y quiere que sepa que se puede sentar hablar “miercoles”, desahogarse y contar cosas que lo apasionan.

Por lo mismo para que el parche sea más cómodo las chichas tienen conocimiento en varias cosas, para tener tema de que hablar. Y es que se pueden “sentar a tomar unas polas, hablar relajado estar super tranquilo” y el cliente también está en todo su derecho de pedirle a la chica que quiere que se retire, está en toda su libertad de decirle que “se siente un poco cansado” y “yo puedo pedir un Uber y no me siento mal, que el cliente se sienta bien” lo importante es que ninguno de los dos se incomode.

Lea va al gimnasio, duerme, va a clases de inglés, pole dance y sale a tomar una taza de café, sin una relación seria y si ya acabó todas las tareas y le sale un servicio a las 11 de la noche, lo primero que piensa es “uff que chimba marika, hoy voy a salir voy a parchar con ese man. Vamos y comemos primero, y después nos parchamos y lo más bacano de todo es que todo lo que pasó en ese momento lo disfruté, yo sigo con mi vida y el con la suya”.

Al día siguiente y en la semana sigue con su rutina y espera a sentir nuevamente el cosquilleo de la duda de quien va a ser su man.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo